Síndrome del cuidador

Los cuidadores familiares ,no profesionales, manifiestan dificultades, malestar físico y mental , principalmente por sus sentimientos de carga, estrés y tristeza que tienen estrecha relación con su actividad de cuidadores. El agotamiento mental y ansiedad frente al cuidado está relacionado con dificultades en la salud física, debido a una acumulación de estresores frente a los que el cuidador se encuentra desprovisto de estrategias adecuadas de afrontamiento para adaptarse a la situación.

Las actividades diarias que exigen una dependencia parcial o total del paciente hacia su cuidador. Los cambios conductuales del paciente. Altos costos económicos. Limitación de actividades propias que generen satisfacción personal.

Se calcula que el cuidador trabaja los siete días de la semana una media de 16 horas diarias lo cual tiene implicaciones económicas, sociales y de salud. Se puede considerar como ejemplo prototípico de estrés crónico.

Las consecuencias físicas son: agotamiento, bajas defensas, riesgo cardiovascular, riesgo cognitivo.

Las consecuencias psicológicas son: tristeza, ansiedad, estrés, culpa, ambivalencia, incertidumbre, evitación de sentimientos y emociones propias, limitada actividad conductual y crecimiento o desarrollo personal interrumpido.

Las mujeres muestran más sintomatología depresiva y ansiosa que los hombres.

Factores personales

Algunas variables como, por ejemplo, la calidad de la relación previa o actual con la persona cuidada, la existencia previa de problemas psicológicos o de salud física, pueden también contribuir a comprender la situación del cuidador.

Manuel Cano Serena

Cíane Psicología

Los comentarios están cerrados.