Educamos en emociones (3): cuentos para peques (y no tan peques)

Para ayudarnos en el proceso de educar las emociones, nuestras, y de nuestros hijos e hijas, podemos contar con una serie de recursos didácticos que facilitarán la tarea y lo harán más ameno y divertido.

En este post, os proponemos dos cuentos, dirigidos a la infancia, pero no solo… y que pueden ser considerados indispensables en nuestras bibliotecas.

Emocionario. Di lo que sientes

Emocionario. Di lo que sientes” de Palabras Aladas

y escrito por Cristina Núñez Pereira y Rafael R. Valcárcel, es un paseo fresco, sencillo, sin prejuicios, ni categorías, por las distintas emociones.

Uno de los elementos que hace de este material algo especial, es que no emite juicio de valor sobre las cuarenta y dos emociones que describe, las presenta, así, tal y como son.

En cada emoción encontraremos una ilustración, una breve descripción de la emoción, y aparecen otras emociones relacionadas con la misma (ya sea porque son más intensas o por contraposición). Esto nos ayudará a enriquecer nuestra experiencia emocional y nuestro vocabulario emocional, que, en muchas ocasiones, lo reducimos a emociones básicas.

Otro aspecto a destacar, es que es permite adaptarse a distintas edades, ya que se puede trabajar con las bonitas y claras ilustraciones que contiene, o con el texto.

Y además, contamos en la página de la editorial (pincha aquí) una gran cantidad de actividades e ideas que nos ayudan a sacarle más provecho a este libro.

Te recomiendo también que te pasees por la página de la Editorial, que tienen otros libros ilustrados y recursos interesantes como la serie “Valores de oro” o “Manual para soñar”

El monstruo de los colores

Este es un cuento escrito e ilustrado por Anna Llenas, de la Editorial Flamboyant que va narrando con ilustraciones sencillas y bien conseguidas “lío” que tiene el monstruo en su mundo emocional y no sabe lo que le pasa, y cómo a lo largo de sus páginas va desenredando la madeja y ordenando ese “embrollo” emociona.

Así, vamos descubriendo cada emoción, como la alegría, la rabia, la tristeza, el miedo, la calma, el amor, describiéndolas, permitiendo conocerlas, ordenarlas y, además, asociarlas a un color particular, uno de los aspectos enriquecedores de este libro.

Además, si accedes a la página de la autora (pincha aquí), puedes encontrar enlaces a una serie de recursos didácticos y orientaciones para poder sacarle el mayor partido al cuento, y conocer, también otros libros y materiales para útiles para seguir educando nuestras emociones y las de nuestros hijos e hijas, como son “Te quiero (casi siempre)” o “El diario de las emociones”.

Ana Carolina Cherine

Psicóloga – Cíane Psicología

Los comentarios están cerrados.